TERAPIAS CON CUENCOS TIBETANOS

Las tradiciones más antiguas de Oriente poseían una concepción holística del ser humano y consideraban que los males del cuerpo tenían una raíz más profunda. La enfermedad no era para ellos sino una desarmonía energética de la persona.
En suma, los antiguos parecían saber que todo en eluniverso vibra.

Nuestro cuerpo vibra por el movimiento de la energía de los electrones del cuerpo,  eso genera un tono, un color, una vibración armónica. Cuando nos enfermamos nos salimos de resonancia, de vibración

Las Propiedades del cuenco tibetano

 Las propiedades del cuenco tibetano son terapéuticas y potenciadoras de la meditación. En contacto con el cuerpo, o a distancia, este instrumento se utiliza para armonizar sobretodo el sistema nervioso y el sistema cardíaco, elevando las defensas del organismo y reduciendo la segregación de hormonas relacionadas con el stress y elevando las endorfinas.

De sus propiedades terapéuticas  podemos decir que producen una profunda relajación, ya que el cerebro se comporta de forma similar al que adopta cuando estamos dormidos; la calma que nos produce es tal , que nos pueden suministrar desde el exterior nuevas informaciones de modo que podemos superar incluso bloqueos y miedos, calmando la mente y apaciguando el cuerpo.

Otra propiedad que tiene el cuenco tibetano es la de neutralizar energías negativas que puedan estar depositadas en el espacio.

El efecto sonoro que se produce cuando se frota el cuenco tibetano de manera uniforme y prolongada, se asemeja a un mantra que penetra en lo más interno del ser, trascendiendo el cuerpo físico y llegando a actuar a nivel celular. 

También se dice de ellos que con sus sonidos pueden llegar a calmarse dolores de cabeza, dolores musculares y hasta incluso regular la presión arterial.

Los beneficios del sonido de los Cuencos se explican en función de los efectos de su percepción y de su propagación por nuestro cuerpo. A través principalmente de la columna vertebral y del agua, alcanzan a los diversos órganos, tejidos y células de nuestro organismo. Los sonidos graves son útiles para el tratamiento del estrés y facilitan alcanzar un estado de relajación . Los sonidos agudos son más estimulantes y adecuadamente utilizados son aconsejables para la concentración y la atención.

Expertos terapeutas de Cuencos de Cuarzo han observado la ayuda que proporcionan en problemas musculares y articulares y en la armonización  de los hemisferios cerebrales .

No cabe duda que , aquellos que han experimentado alguna vez estos sonidos, han comprobado su capacidad de inducir a estados meditativos a través del sonido y la vibración , la mente alcanza un estado de paz, que consigue una armonización a nivel energético y emocional.

Abre y armoniza los centro energéticos (chakras), limpia el aura, armoniza al ser y cada cuerpo: Mental, Emocional, y físico.

Equilibra interior y exteriormente, trabaja en lo mas profundo de cada célula, equilibra el agua de nuestro cuerpo, resonando con el Universo.

Pitágoras afirmaba que "cada cuerpo celestial, cada átomo, produce un sonido particular debido a su movimiento, ritmo o vibración. Es más, todos esos sonidos o vibraciones componen una armonía universal en la que cada elemento, sin perder su propia función y carácter, contribuye a la totalidad", lo cual incluye al cuerpo humano. Cada célula y cada órgano de nuestro cuerpo, por tanto, vibran continuamente a una determinada frecuencia. Y así, cuando un órgano está sano su frecuencia vibratoria está en armonía con el resto del cuerpo; pero si esa frecuencia se altera se rompe la armonía y aparece lo que conocemos como enfermedad

También sabemos hoy -por el principio de resonancia- que es posible modificar estas frecuencias alteradas a través de la transmisión de otras frecuencias. Y eso es lo que convierte al sonido en un proceso terapéutico capaz de abrir la puerta al equilibrio físico, emocional, mental y espiritual. Y es que merced al principio de resonancia, que el sonido de los cuencos de cuarzo y los cuencos tibetanos (metálicos) ajusta la vibración de la persona a la misma frecuencia emitida por el cuenco, es decir, terminan ambos vibrando al mismo ritmo.

Pues bien, los cuencos emiten e inducen un modelo de onda alfa que es el mismo que emite el cerebro en los estados meditativos y de profunda calma. Y se ha podido comprobar que en esos estados hay un aumento significativo de la producción de linfocitos T, responsables del sistema inmunitario.

El sonido de los cuencos de cuarzo y de los cuencos tibetanos, afecta de manera global al individuo. Primero equilibra su cuerpo energético y los chakras (centros de energía) y luegolimpia el campo áurico. Además, la vibración repercute en la columna que actúa como vehículo de resonancia y se extiende a través del sistema nervioso a nuestras células, tejidos y órganos. Esa es la razón de que la vibración producida por los cuencos tenga la capacidad de disolver bloqueos en el cuerpo físico y sutil así como de que se utilice en casos de contracturas musculares, roturas y otros problemas óseos. La vibración de los cuencos resuena y armoniza la estructura cristalina presente también en nuestro esqueleto.

Asimismo, tiene efectos positivos en casos de artrosis, problemas circulatorios, piedras en el riñón, depresiones, problemas neuronales y otras múltiples dolencias. Sin olvidar que cargan y potencian con su vibración esencias florales y aceites esenciales y que se utilizan en la limpieza de espacios físicos.

Tambien dictamos cursos de su uso terapeutico.

 

volver

Instituto Ser Feliz

Thiebaut 1608 Buceo [Ver mapa]    Tel:26288532 – 095558862